Tiempo de lectura: 5 minutos

REGULACIÓN EUROPEA DE LA PRESENCIA CLORATOS EN LOS ALIMENTOS Y EL AGUA POTABLE

5

Los cloratos son un tipo de aniones inorgánicos, incoloros e inodoros. Proceden de las sales de cloro, constituyendo uno de los principales contaminantes del agua potable y de ciertos tipos de alimentos.

procedencia

Los cloratos, a diferencia de los percloratos, poseen un origen artificial. Habitualmente, son usados como plaguicidas. Aunque también es un tipo de subproducto común de la desinfección del agua potable. 

Es debido a su uso industrial o desinfectante que, los cloratos están presentes en muchos de los alimentos que consumimos diariamente. En el caso de las frutas y verduras, absorben el clorato a través del suelo, acumulándose en sus tejidos, los cuales son consumidos por las personas.

UN COMPUESTO INORGÁNICO PERJUDICIAL PARA LA SALUD

A pesar de que el clorato no se considera un compuesto cancerígeno para los seres humanos, su ingesta en exceso posee ciertos impactos negativos para la salud de las personas. Por un lado, su acumulación en la glándula tiroidea, puede causar hipertiroidismo. También puede causar desajustes hormonales, al no llegar a asimilar correctamente el yodo.

Otro de los perjuicios a nivel de salud que la ingesta de cloratos puede provocar es la reducción de la producción de hemoglobina por su efecto oxidante, que produce su desnaturalización.

REGULACIÓN EUROPEA SOBRE EL CONTROL DE LA PRESENCIA DE CLORATOS EN ALIMENTOS :

En el año 2004, la Unión Europa publicó el paquete legislativo base de la Seguridad Alimentaria de obligado cumplimiento para todos los estados miembros, incluyéndose la normativa de procedimientos de control y vigilancia de aplicación.

Debido a las diferencias de criterios de control entre los diferentes países miembros, poco después se unificaron los  Límites Máximos Residuales (LMR) de contaminantes en alimentos mediante el Reglamento (CE) 396/2005, y en el que se fijaba el límite de cloratos en alimentos en 0,01 mg/Kg. En los años siguientes, las diferentes agencias de seguridad alimentaria advirtieron que dicho límite era prácticamente imposible de cumplir. La razón se debe a que los mayor parte de los cloratos se habían generado por el uso de productos fitosanitarios clorados (que posteriormente fueron prohibidos), que se fijaban en el suelo y pasaban a la cadena alimentaria mediante el consumo de carnes y leches y derivados procedentes de animales, los cuales pastaban en esos campos tratados con esos productos. 

Con estos datos, se realizó un modificación en la legislación anterior a través del Reglamento (UE) 2020/749, del 04 de junio de 2020, y en el que el LMR para cloratos pasó a 0,05 mg/kg, y que se muestran en la tabla de abajo.

Es importante reseñar que con buen criterio, en la primera publicación se introdujo el término LMR Temporal, de modo que permitían superar estos LMR fijados por parte de la industria pero debían aplicar medidas correctoras de forma inmediata. 

En relación al valor de cloratos en agua, actualmente  no posee una legislación específica, pero la OMS recomienda, en la “Guía para la Calidad del Agua” (3ª ed.) que la concentración de cloratos como SPD no supere los 0,7 ppm.  No obstante, en 2018 existe una resolución legislativa del Parlamento Europeo en la que se pide fijar el contenido máximo de cloratos en agua 0,25 mg/L.

 En la siguiente tabla, se muestran los valores máximos recomendados de clorato por cada grupo de alimentos:

VALOR MÁXIMO CLORATOS (mg/kg) TIPOS DE PRODUCTOS
0,05
Cítricos, frutas de pepita, frutas de hueso, bayas y frutas pequeñas, patatas, raíces y tubérculos tropicales, otros tipos de bulbos, musgos y líquenes, algas y organismos procariotas, semillas oleaginosas, cereales, té, café, cacao y algarrobas, lúpulo, plantas azucareras, remolacha azucarera, carne animal (excepto tejido graso), huevos de ave, miel y otros productos de la apicultura, anfibios y reptiles, invertebrados terrestres, vertebrados terrestres silvestres
0,06
Hortalizas, inflorescencias del género brassica (excepto brécoles), hortalizas de hoja del género brassica (excepto berzas), colirrábanos
0,07
Cogollos, especias
0,08
Frutos cucurbitáceos de piel no comestible
0,1
Frutos de cáscara, frutos solanáceos y malváceos (excepto pimientos y berenjenas), maíz dulce, otros pepónides, tejido graso de carne animal, leche
0,15
Otras raíces y tubérculos (excepto remolacha azucarera)
0,2
Frutos cucurbitáceos de piel comestible, berzas
0,25
Hortalizas de tallo
0,3
Frutas de piel comestible (excepto aceitunas de mesa), frutas de piel no comestible, pimientos
0,35
Hortalizas leguminosas (incluídas las leguminosas secas)
0,4
Berenjenas, brécoles
0,5
Cebollas, chalotes, cebolletas
0,7
Aceitunas de mesa, ajos, hortalizas de hoja, hierbas aromáticas y flores comestibles, setas, frutos oleaginosos

Cabe destacar que, el agua potable es el elemento que más aportación de cloratos aporta a la dieta diaria de una persona, llegando a porcentajes de hasta el 58% de la ingesta diaria en ciertos grupos de población. Esto se debe, principalmente, a una mala gestión de productos de desinfección de agua con altos contenidos de subproductos de la desinfección (SPD).

Además de esta normativa, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, recomienda que la ingesta diaria de residuos de cloratos por persona sea menor a 3 µg/kg de peso corporal. Según estas estimaciones, los grupos de edad más jóvenes, superan esta ingesta diaria; considerándose un factor preocupante en el que se deben de seguir tomando medidas.   

En este reglamento, también se indica que queda prohibido la utilización de cualquier producto fitosanitario que contenga clorato como parte de sus compuestos químicos.

REGULACIÓN EUROPEA SOBRE EL CONTROL DE LA PRESENCIA DE CLORATOS EN AGUA POTABLE:

En cuanto a la presencia de cloratos en agua potable, en España, el R.D. 140/2003, sólo establece que, si se utiliza dióxido de cloro para la desinfección de agua, “se determinarán cloritos a la salida de la ETAP o depósito de cabecera”, pero no determina una concentración específica.

Actualmente, tras la derogación en 2018 de la Orden SSI/304/2013, de 19 de febrero, sobre sustancias para el tratamiento del agua destinada a la producción de agua de consumo humano, la normativa de referencia es la Directiva (UE) 2020/2184 del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de diciembre de 2020 relativa a la calidad de las aguas destinadas al consumo humano. 

Según la Normativa europea (UE) 2020/2184 del 16 de diciembre de 2020, se especifica:

  • – El valor máximo de cloratos es 0,25 mg/l. 
  • – El valor paramétrico es de 0,7 mg/l.  Cuando se emplee un método de desinfección que genere clorato; en particular, dióxido de cloro, para la desinfección de aguas destinadas al consumo humano. Por último, indica que, cuando sea posible sin que afecte a la desinfección, los Estados miembros procurarán obtener un valor más bajo. Este parámetro se medirá únicamente si se emplean esos métodos de desinfección.

fuentes

oxidine_icono

Últimas noticias

Blog
Oxidine Water Technology

OXIDINE SE ADHESIONA A VIRATEC

Tiempo de lectura: 2 minutos Desde hace unos meses, nuestra empresa ha entrado a formar parte del “Clúster Galego de solucións ambientais e economía circular – VIRATEC”.

Leer Más >>

Descarga nuestro catálogo Hyprolyser

¿Tienes dudas?

Descarga nuestro catálogo iOX

Este sitio web utiliza
cookies para mejorar
la experiencia de usuario.
Si continúas navegando,
implica que las aceptas y
estás de acuerdo con
nuestra política de
cookies
.

CIRCULO-LOGO